Bixente Dadin Vidal

Cortador de Jamón a Cuchillo

Consejos para comprar un Jamón Ibérico de Bellota

Cuando queramos comprar un jamón ibérico de bellota tenemos que tener una serie de cosas claras. Las exponemos a continuación:

El precio es un indicativo claro de que producto estamos comprando.

La forma de la pata y la pezuña también nos indican si el producto es de alta calidad. El jamón ibérico es de forma alargada, estrecha y con la caña estilizada. Cuanto más estrecha es la pieza más puro será la raza del animal. Las pezuñas debe ser negras y muy importante es la disposición de las mismas. Si se encuentran separadas entre sí, indica que el animal ha estado campando al aire libre. Si por el contrario, la pezuña interna es más corta que la externa, indica que el animal no ha hecho ejercicio y por eso no las ha desgastado.

La grasa de cobertura del jamón ibérico es abundante y la que se concentra en el lateral de la pieza es brillante y fluida porque la grasa del ibérico funde a temperaturas mucho más bajas que la del serrano, y si es de bellota mucho más. Para saber si estamos ante un bellota pasa el dedo pulgar sobre la parte grasa exterior del jamón y deslízalo sobre ella sin demasiada presión. Si deja una huella clara, estamos ante un bellota. Los jamones de cebo y recebo tienen la grasa más dura y apenas dejarán huella. Por otro lado, el color de la grasa debe ser ligeramente amarillento, lo cual denota la oxidación propia de una lenta maduración

Grasa del Jamón

El peso de los jamones suelen tener entre 6,5 y 7,5 kilos.

La fecha grabada a fuego mapa 29-6 se conoce como semana 29 año 6 en la que se hizo la matanza, debe existir un tiempo de curación de 18 a 24 meses algunos incluso 36 meses entre la matanza y la venta.

Fecha grabada a fuego del Jamón

A parte de estas indicaciones visuales es muy aconsejable ver la etiqueta del jamón donde deberemos encontrar toda la información sobre el tipo de producto y la raza y alimentación del animal.